La voz de la democracia

He hablado con anterioridad de cómo la era informática es hostil a las dictaduras, y la notoriedad que eso ha tenido a raíz de los eventos que, aunque olvidados por la prensa, siguen cambiando el rostro del oriente próximo. Debido a la incertidumbre electoral del Perú, en donde el respeto por la democracia no está asegurado sea cual sea el resultado, cabe hacer un análisis más profundo de esta aseveración, escapando de la plena coyuntura y entrando más bien al ámbito lingüístico-político.

En La Palabra Permanente, Juan Biondi y Eduardo Zapata, dos de los más importantes lingüistas nacionales, comienzan por elaborar un análisis sobre paradigmas lingüísticos en la historia del mundo y el Perú. La teoría consiste básicamente en que el mundo ha pasado por tres etapas sociolingüísticas: la oralidad, vigente desde la consumación del homo sapiens sapiens; la escribalidad, originada en la gran Mesopotamia y llevada a su máxima expresión a partir de la invención de la imprenta; y finalmente la electronalidad, o lo que hoy conocemos como era informática, llevada a su máxima expresión con la internet. Estas tres etapas son fácilmente identificables en Europa, cuna de la cultura predominante; sin embargo, en el África, la Polinesia, las Américas e incluso el Asia, este desarrollo aparentemente lineal es difuso.

Perú, afirman Biondi y Zapata, es un pertinente ejemplo de ello. Históricamente, el Perú ha sido un país plenamente oral, y sobre esa base se ha levantado toda una cosmovisión e identidad. ¿Qué viene a ser la escribalidad? Viene a ser la representación simbólica de la realidad, una conceptualización inamovible que a base de constituciones escritas, primero durante el virreinato, y luego en la República, ha impartido dogmas para ser obedecida pasivamente. La colonización del Nuevo Mundo nos trajo como consecuencia la escribalidad, aunque esta nunca logró calar en la idiosincrasia indígena tal como lo hizo en otros lugares. La libertad de la palabra, la vinculación directa entre el indígena y su mundo, tanto divino como terrenal; la implicación, apertura y especificidad del habla cotidiana, nunca pudieron ser realmente dejadas de lado por la impersonalidad de la escritura.

El siglo XX trajo al mundo un nuevo escenario. La electronalidad, que hoy conocemos como información al alcance de un “click”, redes sociales y chat, se distingue mucho de la escritura y su desvinculación con el agente. La internet ha cambiado nuestra manera de concebir el espacio y el tiempo (que han sido reducidos al mínimo), y sobre todo, nos ha hecho a todos portavoces de nuestras opiniones. Biondi y Zapata destacan la innegable relación entre la oralidad y la electronalidad, con el argumento de que en la internet solemos escribir como hablamos, sin formalidades ni reglas propias de la escritura. Nuestra comunicación – dicen – es mucho más personal y comprometida.

Lo rescatable de este análisis para nuestros propósitos es que hoy en día las personas están acostumbradas a escribir más, a participar más y a sentirse cómodos diciendo su opinión. Si bien este no es un artículo que intente impugnar la escribalidad, ni mucho menos, resulta ser que para efectos democráticos, la electronalidad juega un rol más importante en extender la participación de la población.

Hoy, en el 2011, los peruanos tenemos una idiosincrasia que cambia poco a poco hacia la proactividad. Los índices de uso cabinas de internet es altísimo, y la cultura electronal tiene una tendencia al rápido crecimiento si la acompaña el crecimiento económico. Esperemos que, suceda lo que suceda en estas elecciones, nos remitamos a nuestra sangre oral: vinculada, abierta e implicada, y luchemos reciamente en defensa de lo que nos pertenece.

Artículo por Juan Ignacio Chávez

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s