El voto en blanco y los defensores de la democracia

La primera vuelta de las elecciones presidenciales ha degenerado en un temblor social en el que vemos resurgir las diferencias como detonador de insultos y ofensas.  Unos critican a otros acerca de su elección, culpándose del desenlace de la primera vuelta y de la actual situación de inseguridad.  Muchos, en señal de protesta, dicen defender la democracia declarando que viciaran su voto en la segunda vuelta.  No obstante, ¿son realmente defensores de la democracia?  ¿Es democrático el viciar un voto?  Intentaré responder estas preguntas en el presente artículo.

Creo que la pasión y el miedo concebidos tras estos comicios electorales han distorsionado el concepto que tenemos acerca de la democracia.  Aquellos que aceptamos vivir en una democracia debemos conformarnos con lo que ésta protege y señala, incluso con los resultados de las elecciones que se basan en la decisión de las mayorías que, nos guste o no, serán finalmente las que “ganen” una elección.  Considero, pues, que protestar contra los resultados de la primera vuelta es antidemocrático, y no porque simpatice con alguno de los candidatos que ahora compiten por la presidencia (siendo sincero voté por PPK), sino porque ambos pasaron a segunda vuelta respetando los preceptos que ésta impone: por medio del sufragio.  Por lo tanto, ¿qué se podría reclamar?

Considerando esta premisa, debe partirse desde los resultados de la primera vuelta para decidir qué hacer en la segunda vuelta.  ¿Debo votar por Humala, Keiko o viciado?  Según las últimas encuestas hay una gran cantidad de gente que elegirá votar en blanco en protesta por la derrota de su candidato favorito o por desinterés acerca de los candidatos, pues los consideran iguales.  Quienes hacen esto no pueden llamarse democráticos, puesto que no están dispuestos a conformarse con los resultados de una elección del todo legítima.  Quien decide viciar su voto por un resentimiento, y no por una razón objetiva, está actuando como un niño que no come su almuerzo porque no hicieron lo que le gusta, sin saber que el no comer puede afectar su rendimiento en el colegio.

Aquellos que justifican el votar en blanco diciendo que les da lo mismo o uno o el otro candidato están mostrando un desinterés tremendo por el futuro del país.   Es imposible que ambos candidatos sean iguales, que tengan la misma capacidad para gobernar o que sus propuestas sean igual de buenas.  Creo que es necesario, si queremos un Perú mejor, dejar atrás nuestros resentimientos y analizar, de forma objetiva, cual sería la mejor elección entre dos candidatos que pasaron a segunda vuelta de forma legítima.  Si nos declaramos democráticos, esto debe ser un imperativo categórico y no simplemente mantenerse vigente mientras ganen nuestros favoritos.  Optemos por uno de los dos, sea cual sea el mejor.

-Escrito por Renán Ortega Olivera

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El voto en blanco y los defensores de la democracia

  1. Cesar Murillo dijo:

    Es verdad lamentablemente aun existe esa ideologia en algunas personas que creen que las autoridades les haran caso si es que ven una cierta cantidad de votos viciado o en blanco, es lamentable que el futuro de nuestro pais alberge un porcentaje de la poblacion que no quiere hacerse responsable del futuro del mismo. En mi humilde opinion pienso que el elegir a un candidato de los que quedan significa que estoy comprometido con el futuro de mi pais, porque solo asi podre estar tranquilo que fui participe de la democracia de mi pais, (aunque las consecuencias no sean las mejores), es por eso que hay que empezar por ser democratico con tu patria antes de levantar juicios, que lo unico que logran es perjudicar la estabilidad politica del país.

    • Cesar Murillo, gracias por tu comentario. Mencionas un hecho importante cuando hablas acerca de “esperar que las autoridades les hagan caso”. Esto demuestra que muchos no están dispuestos a aceptar los resultados de la primera vuelta y que por cierto se obtuvieron democráticamente. La gran pregunta es, si tuviéramos la oportunidad de volver a la primera vuelta, ¿habría un consenso acerca de por quién votar? Finalmente esto se convierte en una protesta futil, ya que uno de los dos candidatos será inexorablemente el próximo presidente del Perú.

      Saludos,
      Renán Ortega Olivera

  2. Carmen Shinno Marshall dijo:

    Gracias por escribir este articulo, es muy necesario para que la gente al leerlo tome conciencia de que el futuro del Peru depende mucho de los votos de las personas que piensen con logica, con el razonamiento debido y no por impulsos. A votar se ha dicho pero no en blanco y ni viciado.

    • Carmen, gracias por comentar. Al igual que tú, considero que es necesario que la gente vote responsablemente y no simplemente sea cegado por sentimientos que no necesariamente son objetivos ni racionales. Por ello creo que es importante estudiar a ambos candidatos y analizar sus propuestas para poder hacer una comparación basada en algo concreto y no en las pasiones o la presión de las masas.

      Saludos,
      Renán Ortega Olivera

  3. Roberto Chumbimuni Rivera dijo:

    La Democracia, es el sistema de gobierno en el cual todos tenemos derecho de expresar libremente nuestras ideas, sin presiones, sin miedos sin ser obligados a cambiar nuestras ideas y convicciones. Yo vote en primera vuelta, vote por mis representantes al Congreso, que finalmente serán los reguladores y fiscales del futuro, ejercí plenamente mi derecho y mi compromiso con el país. Antidemocrático, seria no aceptar los resultados, lo cual no hare, pero asi mismo es totalmente antidemocratico querer obligarme a tomar una de las dos opciones actuales, cuando mi conciencia y mi ideología me dice que ninguna opción es correcta. Total, acaso la democracia no garantiza el derecho de las minorias a estar en desacuerdo? esa misma convicción democratica nos obliga a aceptar el resultado final. Quien finalmente es mas democrata? el que disiente pero acepta o el que obliga y presiona a los que no piensan como el?

    • Roberto, agradezco tu interesante comentario y considero que tiene una crítica válida y demuestra gran reflexión de tu parte. Si bien es cierto que en una democracia todos somos libres e iguales, ésta también se basa en mecanismos, como sabrás, en los que la mayoría decide y, finalmente, las minorías deben acatar lo que se decida con la finalidad de que haya un consenso. En el caso peruano las elecciones son de carácter obligatorio (cosa con la que no estoy de acuerdo) por lo que considero que es necesario tomar una decisión por el bien común. Si bien consideramos que ninguna de las opciones es correcta creo que un demócrata responsable analizará las dos opciones y votará por aquél que considere más capaz de gobernar. No obstante, esto no le quita la libertad de pensamiento, puesto que puede analizar y, de acuerdo a su razonamiento y principios, escoger entre dos candidatos. El tomar una decisión no implica el ser obligado a pensar de una u otra forma, simplemente implica preocuparse por escoger al mejor, o tal vez al “mal menor”.

      Saludos,
      Renán Ortega Olivera

  4. FELIPE dijo:

    Buen Articulo, buen punto de vista, pero tenemos dos candidatos que distan mucho del perfil del que debe ser presidente. Cuesta trabajo siquiera en pensar en cualquiera de los dos.

    • Felipe, agradezco tu comentario y, al igual que tú, hay muchos a los que les cuesta trabajo tomar una decisión. No obstante creo que debemos encontrar la base de la duda, si es el conocimiento que tenemos acerca de las propuestas y de los candidatos o simplemente la opinión de las masas lo que genera nuestra inseguridad. Creo que investigar un poco más acerca de las dos opciones podría ayudar a disipar la indecisión.

      Saludos,
      Renán Ortega Olivera

  5. José Bueno dijo:

    Excelente tu planteamiento, pero es importante también complementarlo con la experiencia de otras latitudes respecto a las ideologías que cada uno propone.
    Lamentablemente estamos en una gran encrucijada, y no creo que el planteamiento humalista de menores márgenes de duda, por lo menos para mí que vengo de vivir 10 años del régimen de Chávez en Venezuela, el país con mayor inflación en el mundo y a pesar que ha incrementado sus ingresos por 10 en petróleo en los años que Chávez ha gobernado, a reducido su capacidad de producción de 5 millones a solo 2, padece de escases de alimentos y de energía eléctrica, habiendo tenido que imponer racionamientos de 6 horas diarias sin electricidad a todas las ciudades del país, si nos vemos en esa cara podremos fácilmente decidir cuál es el mal menor, porque esto no parece haberse presentado en el gobierno de Fujimori, sino al contrario, entonces podemos optar por una ilusión izquierdista o ser pragmáticos y votar por un país que sigue creciendo.

  6. amadino dijo:

    la madurez política y social peruana se medirá en estas elecciones. Para ello hay que ejercer la conciencia social antes que banderas políticas, elegir al que nos permita seguir desarrollandonos como país, seria triste empezar todo de nuevo.
    Debemos votar con la consigna de pensar en el futuro de nuestros hijos, que encuentren un contexto económico, político y espiritual optimo que les de esperanza de llegar a ser profesionales realizados con mentalidad de superación y no conformistas y mediocres.
    En esta votación es el punto de quiebre para el Perú, para dar un gran salto hacia el desarrollo en todo ámbito; o para seguir en el circulo vicioso de seguir empezando de nuevo, inmersos en la pena y pobreza.
    Al final, en una democracia la mayoría tiene la palabra y elegirá al presidente que se merece.

    • Amadino, gracias por comentar. Me parece que mencionas un tema bastante importante. Está dentro del discurso común el achacar todas nuestras desgracias y nuestras dolencias al estado, al papá gobierno. No obstante, muchas veces no nos damos cuenta que vivimos una democracia y que los únicos culpables de las falencias del estado somos nosotros, pues somos nosotros quienes elegimos a nuestros líderes. Es por ello que es importante votar de manera racional y no pasional. Es esta la mejor forma de no ser controlado por las masas y por los candidatos y de mostrar que tenemos libertad de pensamiento y de decisión.

  7. Alonso dijo:

    Yo hice un comentario y no salió😦
    ¡NO A KEIKO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s