El fracaso de las políticas redistributivas en el Perú

Los políticos latinoamericanos han sido, por la mayor parte del siglo XX, partidarios acérrimos de las políticas redistributivas.  Según esta manera de entender el mundo, el estado puede combatir la pobreza emulando la conducta de Robin Hood; es decir, usando el dinero de los que son afluentes para suministrar, a través del aparato gubernamental, bienes y servicios que beneficien a los más pobres.  Este modo de pensar justifica que se cobren impuestos de tipo progresivo y, también, que existan comedores populares y fondos del “vaso de leche”.  Los hospitales de la solidaridad y el seguro social así como las propuestas, ahora en boga, de que se graven las “sobre-ganancias” mineras se derivan todas de la teoría según la cual el estado es, por naturaleza, una institución justiciera.

Sin embargo, mediante un sencillo ejercicio empírico, uno puede constatar que el estado peruano es bastante deficiente al momento de utilizar el dinero que recauda en proyectos que beneficien a la población.  Nuestro ministerio del interior, por ejemplo, ejecutó solamente el 26.4% de su presupuesto el año pasado mientras que el gobierno regional de Ancash hizo lo propio con apenas poco más que la quinta parte de sus fondos (21.6%).  Asimismo, el desempeño de los gobiernos regionales de Tacna (38.4%), Ica (44.3%) y Piura (46.2 %) así como aquel del ministerio de educación (46.1%) demuestran que muchas de nuestras instituciones gubernamentales acumulan vastas cantidades de dinero que luego son incapaces de gastar.  Por lo tanto, y a partir de estos datos, puede concluirse que la redistribución en nuestro país no funciona sino de manera muy imperfecta.

Ahora bien, resulta evidente que a nuestro gobierno no le falta, necesariamente, el dinero para brindar servicios de calidad (como han sostenido con insistencia algunos en la presente lid electoral) sino que, al contrario, éste es bastante incapaz de administrar eficientemente los fondos que ya tiene.  Además, podría añadirse que, incluso cuando el estado sí es capaz de ejecutar su presupuesto con eficiencia, muchas veces las cosas en las que invierte son poco adecuadas o de deficiente calidad.  Consecuentemente, y dado que las políticas redistributivas en el Perú constituyen un fracaso, creo importante que los peruanos intentemos identificar las razones por las cuales el sector publico opera con torpeza.

Parte del problema, naturalmente, tiene que ver con incentivos de tipo remunerativo.  Los mejores alumnos, de las mejores universidades tienden a trabajar en empresas privadas donde su trabajo esta mucho mejor remunerado que en ministerios o municipalidades.  Asimismo, muchos puestos de responsabilidad en el sector público están copados por personas a las cuales se busca recompensar en virtud de su aporte político y, no necesariamente, de sus cualificaciones técnicas.  Indudablemente, un sistema de contratación más meritocrático así como un esquema de sueldos que recompense los resultados positivos (inspirado en el sistema de comisiones que usan los vendedores) contribuirán a mejorar el desempeño de los programas estatales.

Sin embargo, también pueden formularse criticas más estructurales al modelo redistributivo del estado y a la manera en que este está constituido. Cualquier programa social planificado desde el sector público es centralista por naturaleza porque se espera que un grupo reducido de funcionarios públicos determine qué es lo que le conviene a cientos o hasta miles de personas lo que constituye, naturalmente, un proceso costoso durante el cual es desmedidamente fácil cometer errores.  Además, este tipo de iniciativas conciben a la riqueza como algo estático que debe distribuirse, de forma mas o menos equitativa, entre la población.  Sin embargo, un estado que se proclama redistributivo olvida, a menudo, que la riqueza se crea mediante el trabajo y que, por lo tanto, no puede combatírsela a largo plazo con métodos asistencialistas.  En cambio, es necesario implementar medidas que promuevan el libre emprendimiento y la competitividad entre todos los peruanos.

Artículo por Lucas Ghersi Murillo

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTICULO

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El fracaso de las políticas redistributivas en el Perú

  1. Muy buen articulo Lucas, te felicito!

  2. Muchas gracias Guillermo no se si es el mejor que he escrito pero sin duda sirve para llamar la atención acerca de algunos temas importantes que suelen pasar desapercibidos. Ademas, ya te habrás dado cuenta de que en Peru Futuro no nos caracterizamos, precisamente, por ser “políticamente correctos”
    saludos y un abrazo,
    Lucas

  3. Eme dijo:

    Interesantes las cifras del ministerio de educación y del interior, así como de los gastos a nivel regional; sin embargo, la conclusión me parece hasta ese punto errónea. No solo se puede tomar un indicador como es el gasto para llegar a la conclusión que planteas (que lo que no falta al Estado es dinero); sino que hay que tomar en cuenta los resultados que se han obtenido a partir de esos gastos, la planificación de los proyectos (quizás no ha habido un seguimiento adecuado), el número de proyectos de participación ciudadana que sean presentado, etc. Desde como se plantea el problema aquí es de una mala gestión del estado que puede ser solucionada con una mejor administración, control y fiscalización. Hay muchos sectores como la agricultura, por ejemplo, que no reciben inversión y que si la necesitan. Un estado que plantea una redistribución equitativa tampoco deriva necesariamente en asistencialismo. Finalmente, sobre un ejemplo concreto que mencionas, la idea no es seguir construyendo hospitales como el de solidaridad, sino en gestionar una política de salud que posibilite una salud gratuita o de aun mayor costo (o más efectiva) para justamente aquellos que no pueden pagarla. Tenemos otros temas, además como la pensión para el adulto mayor (ya sea para aquellos que hayan contribuido de manera formal e informal en nuestro país), así como una educación estatal de calidad que no la hay.

    • Eme,
      tienes toda la razón al sostener que el éxito de cualquier proyecto y, en particular, de una iniciativa estatal, depende de muchos factores (la participación ciudadana, lo cuidadoso del planeamiento, la calidad del seguimiento etc.) que son bastante complejos. Precisamente, yo me inclinaría a pensar que las numerosas aristas que deben considerarse antes de desarrollar un proyecto exitoso hacen que la planificación estatal sea, a menudo, muy ineficiente. Por ello es que considero que, a grandes rasgos, la sociedad civil debe desconfiar de la planificación entendida como algo centralista.
      saludos,
      Lucas Ghersi

  4. Francisco dijo:

    Me parece que hay una falacia en el siguiente comentario.

    “Ahora bien, resulta evidente que a nuestro gobierno no le falta, necesariamente, el dinero para brindar servicios de calidad (como han sostenido con insistencia algunos en la presente lid electoral) sino que, al contrario, éste es bastante incapaz de administrar eficientemente los fondos que ya tiene.”

    En primer lugar reconoces que no “necesariamente” ese es el problema pero luego dices “al contrario” dando a entender que definitivamente no es el problema.

    Una cosa no quita la otra. El argumento de que el dinero no es insuficiente ya que no se está gastando todo (o no se está gastando bien) no me convence. Sin duda mientras no se solucione el problema del gasto no se lograría mucho con más plata. Habría que preguntarnos si gastando lo que tenemos (de manera correcta) no seguiría siendo insuficiente.

    Si yo no tengo plata para matricular a mi hijo en un colegio de regular calidad pero aún así no lo matriculo tengo 2 problemas. No tengo suficiente plata para matricularlo en un buen colegio y no estoy gastando bien la plata que tengo. Me parece que no sería correcto decir que el que no lo este matriculando aún teniendo la plata implica que no me falta dinero, pues de matricularlo, estará solamente en un colegio de regular calidad. Creo que ambos problemas pueden coexistir pero entiendo que quieres hacer hincapié en uno de ellos, o en su defecto, en el que consideras el único.

    Sí, se tiene que usar de mejor manera el dinero, pero uno puede creer que aún así será insuficiente o no. En ese caso, puede querer solucionar ambos problemas a la vez, no necesariamente uno antes que el otro.

    Saludos,

    Francisco

    • Estimado Francisco:
      en mi texto enarbolo dos criticas distintas con respecto al gasto publico.
      En primer lugar argumento que el estado peruano es particularmente incapaz – bien por falta de preparación o por poca voluntad política- de administrar los fondos que tiene. Pero luego, digo, también, que la inversión del estado por ser centralista es, de por si, menos eficiente que, por ejemplo, la del sector privado que es menos arbitraria y puede guiarse por los precios. (que son, de alguna manera, mensajes informativos.) Por lo tanto, el artículo es una objeción al estado redistributivo de por si y no solamente a la situación coyuntural del gobierno peruano. Es por ello, que yo creo que la ineptitud de un estado trasciende el hecho de que este cuente con muchos o con escasos fondos.
      saludos
      Lucas Ghersi

  5. Jerick Freyre dijo:

    En efecto, nuestro aparato estatal es recontra ineficiente. Me parece lamentable que existan propuestas políticas basadas en la falacia “no hay dinero, exprimamos al limón”, en vez de “mejoremos nuestra capacidad de gasto y aprovechemos todos estos recursos”. Necesitamos, como dices, un sistema meritocrático para acceder al servicio público, y reformas para que el estado sea capaz de gastar más y mejor, aparte de ampliar la base tributaria para que cuente con más recursos.

    Saludos,
    Jerick

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s