El mito del apocalipsis ambiental

La del año 2000 fue la elección presidencial más reñida de las últimas décadas en los Estados Unidos: la de Al Gore vs George W. Bush. Cada voto se celebraba. Decisión final: Bush se convirtió en el nuevo Presidente de los Estados Unidos. Eso no fue lo único que sucedió esa noche. Después de una larga campaña presidencial, Al Gore logró uno de sus propósitos: poner en agenda el tema del calentamiento global. Él reconoció que esta pérdida electoral lo desilusionó de la política empujándolo al activismo ambiental.

En sus períodos como Senador y Vicepresidente Gore trató de promover el activismo ambiental, pero ahora tenía al mundo posando sus ojos sobre él. Se reunió con expertos en el tema y comenzó una campaña mundial de concientización que tuvo su clímax con el estreno de “An Inconvenient truth” y el logro de haber ganado el premio Nobel de la Paz. El caballo de batalla de este movimiento es, sin duda, el calentamiento global.

Se puede aceptar como un hecho, que este es un problema percibido por todo el mundo y que muchas veces se presenta como una gran amenaza para la humanidad. Se presenta como una idea aceptable, que tiene mucho sentido, que tiene un gran apoyo científico. Basta sólo decir, que este tema se convierte en una discusión que se puede encontrar entre colegas en el Senado, hasta en las mesas familiares. El tema está de moda. No es que antes no existiera; es más, este movimiento comienza a tomar forma en los setentas. En la década del 90, ya tiene un impacto político, pero nada como lo que se ve hoy.

Así como tenemos a Al Gore, tenemos también a Patrick Michaels. Es un experto en ciencias ambientales en el Cato Institute. Sus famosas publicaciones se conocen por seguir un lineamiento continuo: el calentamiento global existe, pero el hombre no tiene injerencia en este problema, pues es una progresión natural. A lo largo de la última década, Michaels se ha dedicado a la investigación y publicación de varios libros en los que reta la veracidad de los hechos usados por Al Gore para probar la posibilidad de lo que algunos científicos llaman “el mito del apocalipsis ambiental”.

Patrick Michaels no está solo en esto: cerca de 31 000 científicos han denunciado el gran fraude del calentamiento global supuestamente provocado por los humanos. Se trató de firmar la “Petición de Oregón”, que tenía como principal objetivo evitar que los Estados Unidos ratificara el Protocolo de Kyoto. Varias investigaciones se centraron en destruir los pilares en los que se formó el movimiento ambiental. Alegan, que los hechos usados para promover esta lucha son exagerados e incompletos.

Primero, veamos los modelos científicos que se usan para hacer proyecciones sobre el calentamiento global. Al parecer, cada vez que se insertan los mismos datos, los resultados son diferentes. Además, las cifras de emisión de CO2 son exageradas por su carácter exponencial. Por otro lado, tenemos el popular concepto de que el mar está aumentando su caudal alarmantemente rápido, porque el calentamiento global derrite más rápido el hielo de los glaciares. Bueno, también tienen una respuesta para esto: se califica de exageración, y tomando como ejemplo a Groenlandia se sostiene que cada año el mar sube cerca de 2 centímetros. Al Gore señala que el nivel del mar se podría elevar hasta en 1 metro en esa región en la próxima década. Así, pues, tenemos 20 cm vs 100cm: una gran diferencia. Se pueden citar muchos más ejemplos: los huracanes, los incendios, entre otros. Pero, hay algo que encuentro más preocupante. Mi sangre liberal se enfría cada vez que escucho o leo sobre dos consecuencias de la politización del calentamiento global.

Primero, el intervencionismo estatal crece exponencialmente con cada ley de impuestos ambientales que se emite. Estas leyes tienen como propósito mitigar las emisiones de CO2, pero al momento de aumentar y crear nuevos impuestos se contradice el discurso de economía liberal que la mayoría de países manejan. El discurso se transforma en demagogia, porque a nivel mundial el calentamiento global es considerado un problema de urgencia. Y si un político dice que tiene, en su plan de gobierno, políticas contra el calentamiento global, esto puede traerle enorme acogida. Lo que se supone era una lucha para salvar al planeta, se convierte en un negocio.

En los últimos 3 años, se ha denunciado un impedimento de libertad de opinión sobre este tema. Tanto es así, que a científicos que no creen en el impacto del hombre en el calentamiento global, se les pone dificultades para publicar sus investigaciones. A estos mismos científicos se les pide explícitamente no dar opiniones en contra del calentamiento global cuando son referidos como personajes políticos. A esto se suma, al estilo de Wikileaks, la publicación en internet de correos intercambiados entre miembros de la comunidad científica, que sí creen en el calentamiento global causado por el hombre. Aquí se muestra correos en los que se ponen en evidencia las alteraciones de cifras, y amenazas contra Patrick Michaels que cometieron estos científicos ambientalistas.

Hay mucha evidencia en contra del movimiento ambiental presidido por Al Gore y también mucha preocupación por una conspiración política. Existe gran escepticismo. El movimiento ambiental se centra demasiado en el calentamiento global, pero no debería. Éste no es el único problema relacionado al medio ambiente que existe. La contaminación que producen las minas, las enfermedades que contraen las personas, y el deterioro de los ecosistemas, la contaminación auditiva y visual, los problemas de salud relacionados al envenenamiento de plomo y muchos otros. Es primordial dejar de lado el centralismo en el que vivimos y aprender a no enfocarnos en solo un problema, cuando tenemos los recursos para resolver varios.

Por Araceli Pinto Corrales

ESCRIBA UN COMENTARIO ACERCA DE ESTE ARTICULO AQUI

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s