Criollo Businessmen y demás

El título de este artículo es una referencia a la canción del grupo latinoamericano Masilva, la cual me inspiró a describir la sociedad peruana de un modo general, resaltando irónicamente algunos puntos. Por último, me motivó a hacer un pedido de paz, libertad, identidad y unión a los lectores.

Para la breve clasificación y descripción que haré no necesitaré fijarme en la riqueza, el poder, ni mucho menos en características físicas, sino en la costumbre y el día a día de casi todos los limeños y de seguro de alguna otra parte del país.

Está el grupo de los Criollo Businessmen, quienes viven “al mango” su día a día, sacando de donde sea necesario sacar: estafando a quien sea necesario estafar, corrompiendo, pervertiendo, falseando y depravando al resto con documentos falsos, prostitutas y demás. En este mismo grupo están algunos políticos que corrompen, roban y hacen de las suyas en cucardas, solo que bien vestidos, y muchas veces se valen de los Criollo Businessmen para su seguridad y diversión. Según la organización internacional Transparencia Internacional el Perú tiene un alto índice de corrupción (aunque no tanto en comparación con otros países latinoamericanos). Si a este estudio se le agregase un poco de la corrupción a nivel civil; es decir, el primer grupo, el segundo y algo del tercero podemos estar seguros de que estaríamos en los primeros puestos.

Otro grupo es el de las personas regidas por la “ley de la calle”, quienes roban, abusan de personas inocentes, violan derechos, ensucian la calle y hacen sus necesidades en público. Ellos tienen mucho resentimiento y son manejados por políticos que dejan mucho que desear. Lo alarmante de este grupo es que entre ellos se roban, se hacen daño usando un equipo de futbol como pretexto o cualquier tontería. Por si fuera poco, se enorgullecen del “botín” y de la “hazaña” colgando sus videos de violencia en Youtube, y poniendo fotos suyas en redes sociales con armas blancas o de fuego y con el infaltable “porrito” en la mano. En este grupo, también se encuentran los que Rolando Arellano llama “la tercera generación”, quienes son los hijos de los hijos de los que alguna vez vinieron a la capital a levantar su hogar y vivir de sus perfectamente respetables costumbres tradicionales. Esto lo pone en evidencia la canción “Provinciano” del grupo peruano La Sarita; la cual relata la historia de un provinciano que llega a la capital y es “corrompido” por la realidad que enfrenta. Esta historia nos debe llegar como una crítica al contexto social mundano de muchos limeños.

Un tercer grupo está compuesto por los famosos “hueveros” quienes no ejercen una ciudadanía activa y responsable. No se preocupan por el destino de su nación y viven formándose como “profesionales genéricos” para los que no hay mayores problemas que los suyos. Para ellos, todo es: “¡fresh broder!”. Evidencia de esto es que, según el grupo Enseña Perú, uno de cada cien estudiantes desea tener una formación universitaria integral. Tal vez este número sea aun menor si planteamos la pregunta: ¿cuántos estudiantes peruanos desean APRENDER? La verdad es que la mayoría busca hacer un negocio sucio o limpio para sacar su “billete”, sus “flaquitas”, y vivir mejor que el mismo Dios. Van y vienen de viaje o de paseo matándose en la carretera o simplemente manejando como animales. Lo peor de este grupo es que está conformado en su mayoría por jóvenes y jóvenes adultos que se preocupan por su diversión, su dinero y nada más.

Sin embargo, hay un grupo de jóvenes con sueños, esperanzas, conocimientos y toda una vida larga y dura por delante. No obstante, posiblemente sean absorbidos por el “sistema” y tengan que luchar por mantenerse firmes en sus convicciones. Este grupo está dispuesto a dar todo por su nación y por ejercer una ciudadanía activa.

Después de haber descrito brevemente el panorama social, notemos que casi todo en él es un problema. Sin embargo, no podemos verlo de manera pesimista, sino como soñadores y hombres libres. Nuestros esfuerzos para mejorar la sociedad estarán mejor invertidos en el tercer grupo, ¡los jóvenes hueveros! Ellos todavía pueden ser salvados del “imperio de la criollada”, de ser absorbidos por el sistema y de ser despojados por completo de lo que alguna vez fueron sus sueños.

Aquellos que pertenezcan al cuarto grupo, deben luchar por los demás, para que la costumbre cambie, y resistirse a ser envueltos por el sistema para que en adelante seamos todos profesionales ejemplares. Es posible que muchos adultos digan que la juventud está perdida, que no hay esperanza alguna, que si vamos contracorriente y con integridad no podremos con el cargamontón que se nos vendrá encima ni mucho menos combatir la corrupción, la mediocridad y la pendejada. Ante esto, yo me arriesgo y apuesto porque no sea cierto; sí podremos y de seguro nos costará toda una vida, pero acá estamos: en la calle, micros, universidades, reuniones, colegios y demás.

Es el deber de todo joven sacar pecho por su nación. Es el momento de darles el ejemplo a los mayores, demostrarles que todavía hay esperanza, incluso donde menos lo esperaban. Todos queremos un futuro mejor, para ello comprometámonos libremente como verdaderos ciudadanos, pensemos dos veces antes de dar cada paso, seamos generosos, honestos, confiemos en el que más desconfiemos, seamos agentes de cambio, unámonos todos y marquemos la diferencia, limpiemos en vez de ensuciar, seamos parte de la solución y no del problema, cambiemos el mundo con bravura y vehemencia, que el tiempo corre, no espera y se nos acaba.

Escrito por Mauricio Dulanto

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s