Los nuevos dueños del Perú

Hace 45 años atrás, Carlos Malpica publicó su libro “los dueños del Perú” (1965) donde analizaba los grandes grupos económicos que acaparaban las mayores riquezas de la nación. Así en aquel tomo se resaltaba el poder de los grandes azucareros y algodoneros, y donde sobresalía la figura de Luis Banchero Rossi, magnate pesquero, como el hombre más rico del Perú. También se mencionaban diversos grupos económicos familiares predominantes (Picasso, Rodríguez), y algunos otros personajes que se alzaban con el distintivo de ser dueños de una parte del Perú.

Hoy el panorama económico (visto desde la punta de la pirámide) ha cambiado. A lo largo de los años, conforme a la transición entre diferentes gobiernos, se produjeron grandes cambios que irremediablemente terminaron por afectar el patrimonio de los grandes grupos de poder económico de antaño. La política nacional, estuvo en diferentes momentos muy ligada a la hegemonía o al declive de los grandes grupos económicos nacionales.

El primer gran terremoto que experimentaron muchos de estos grupos de poder económicos (GPE) fue la ola de nacionalizaciones que se realizaron durante el gobierno del general Juan Velasco Alvarado. Sectores emblemáticos como la pesca y la agroindustria fueron nacionalizados en casi su totalidad, y diversas empresas mineras y petroleras corrieron la misma suerte. Los grandes hacendados fueron los más afectados, y diversos grupos familiares que basaban su fortuna en sus grandes extensiones de terreno, sólo se quedaron con miles de bonos de la reforma agraria, que hasta hoy no han podido ser pagados por el gobierno.

Otro momento de importancia en la economía nacional se dio en el primer gobierno de Alan García, donde proliferó la hiperinflación y el terrorismo. Aunque la situación era ya alarmante, la idea del entonces presidente de nacionalizar la banca, terminaría por atemorizar a los principales grupos de poder. En aquel momento sobresalió la figura de Dionisio Romero, presidente del banco de crédito del Perú, que con una hábil maniobra legal, mantuvo el control del banco, y acalló las intenciones de nacionalización del gobierno.

Posteriormente, Alberto Fujimori inició una ola de privatizaciones, que favorecieron específicamente a las empresas multinacionales (Teléfonica), y diversas empresas de servicios y entidades financieras de propiedad de variados grupos económicos. La situación se afianzó en el gobierno de Alejandro Toledo, donde las empresas mineras, como la compañía de minas Buenaventura de propiedad de Alberto Benavides, obtuvieron garantías en cuanto a la relación de las empresas con los pobladores.

Ya en nuestros días podemos apreciar que debido a las turbulencias vividas en materia económica en las pasadas décadas, modificó a los grupos económicos de mayor poder en nuestro país. Actualmente destacan el grupo Brescia (Mario y Pedro Brescia), cuyos diversos negocios tienen como focos los bienes raíces y la propiedad del banco Continental, así también el Grupo Romero (Dionisio Romero Seminario) dueño del banco de crédito, y destaca también Alberto Benavides de la Quintana, presidente del directorio de la compañía minera Buenaventura.

Se calcula que los tres grupos superan los 1.000 millones de dólares en activos, pero sin duda otros GPE poseen fortunas muy destacables y pueden también ser parte de los llamados “nuevos dueños del Perú”. Pero además, actualmente se está produciendo un quiebre generacional entre los principales GPE, donde destacan los 3 principales los Brescia, los Romero y los Benavides.

Así se espera que ante la retirada de los hermanos Brescia, asuma el control del grupo Alex Fort Brescia, gerente general de Rímac Seguros. En el caso de los Romero, el hijo mayor Dionisio Romero Paoletti asumiría el liderazgo, así también como en el caso de los Benavides, donde Roque Benavides asumiría la dirección de la empresa de su padre.

Podemos ver entonces que a pesar del retiro de muchos líderes los ahora principales GPE seguirán activos, buscando mantener la hegemonía alcanzada. Sin embargo, lo más probable es que en el futuro, otros grupos familiares (caso de los Añaños) alcancen un poder económico que les merezca la distinción de ser “dueño del Perú”.

Por Alfonso Holder

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s