Ojo por ojo, diente por diente en el 2011

Ayer, en Cajamarca, un hombre estafó a una mujer y le robó más de 500 soles. Cuando la mujer se dio cuenta de lo que había sucedido, acudió rapidísimo a las rondas vecinales para que la ayudaran. Los ronderos, sumamente eficientes, capturaron al ladrón en pocos minutos. Lo llevaron hasta donde se encontraba la señora y le dijeron a ella que podía “desquitarse” como quisiera con él, porque eso percibían ellos que era lo “justo”.

La señora le propinó incontables latigazos. El ladrón lloraba y suplicaba, pero los latigazos le seguían cayendo. El ladrón devolvió todo el dinero, pero los latigazos aún caían. El ladrón juró y perjuró que no robaría más…pero los latigazos continuaron…

Pregunta: ¿Qué debo sentir? No lo sé… Por un lado siento pena y hasta siento el dolor del ladrón, pero por otra parte reconozco la indignación y la frustración de la señora. Poniendo los dos sentimientos en una balanza, me pregunto si los actos arriba descritos son una representación ideal del concepto de Justicia.

Yo entiendo por Justicia el acto de dar a cada uno lo que le corresponde. Para saber lo que le corresponde a cada uno, debes ser sabio o conocedor o experimentado. Según el sentido griego, también deberías controlar tus pasiones (ser mesurado).
Partiendo de esta premisa, no creo que lo que describí arriba sea justicia, sino venganza. Lo sucedido arriba no tiene nada de sabio ni de conocedor ni de mesurado. Lo que veo es un exceso que como fin apunta a satisfacer la pasión y el afán de la señora por venganza. Lo que veo es nefasto, porque le ocurre, en una intensidad desmedida, a un ser humano.

Ya son más de dos mil años en que el mundo reconoció que a lo mejor existe algo más humano, más sofisticado y más ético que la Ley del Talión: ojo por ojo, diente por diente. Ya pasó mucho tiempo también, desde que reconocimos los derechos del hombre, la igualdad ante la ley y los derechos humanos. Entonces, ¿cómo me explico lo que ocurrió arriba? ¿Cómo explico que muchos estén de acuerdo con ello? ¿Cómo le explico a los niños que la violencia no resuelve nada? No lo sé…

Por ahora, lo único que puedo mencionar es que no siento que lo que describí arriba sea lo correcto. No lo siento. Creo que más allá de que se haya ignorado a la Policía y se haya dejado de lado a la Justicia Peruana, se cometió algo peor: se dio rienda suelta a la venganza, ese sentimiento que nunca ha resuelto nada y que desde niños nos señalan como el peor de todos. Creo que peor que los latigazos es que seres humanos se hayan puesto de acuerdo, no en detener un crimen, sino en iniciar otro. Creo que peor que los hechos que describí, es que todos los comentarios que leí en el Comercio señalaran la noticia como buena y que todo en el país debería funcionar así. Creo que peor que lo que estoy sintiendo ahora (miedo e incertidumbre quizá) son las voces de personas clamando “¡bien hecho!” ante tan horrible espectáculo.

¿No se dan cuenta de la barbaridad cometida, del exceso injustificado? ¿No se dan cuentan que están saboteando aún más a la Justicia Peruana de la que tanto se quejan? Y sobre todo, ¿no se dan cuenta de que están celebrando el dolor ajeno?

Muchos de nosotros juzgamos a los extremistas islámicos por apedrear o degollar o matar a criminales. Sin embargo, lo que hacen es simplemente una intensidad más alta de lo que permitimos que suceda acá (o queremos que suceda). ¿Un poco incongruente no?

Y bueno, para quienes creen que hay que resignarse a vivir en un país así, donde los criminales no aprenden y merecen castigo y donde los peruanos siempre toman la justicia por sus propias manos, les tengo una noticia: Hay personas que creen en un mundo mejor. Yo soy una de ellas. Y conozco a muchas más. Conozco organizaciones, fundaciones, empresas, entidades, intelectuales, profesores, empresarios, trabajadores, ancianos, jóvenes y niños que creen en un mundo mejor y que han tomado acción para hacerlo realidad. Te invito a que seas parte de nosotros y que comiences a hacer esos pequeños cambios que harán de tu país un lugar más bello para vivir. Déjate llevar por la esperanza…

Por Gary Gonzales León

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Filosofía, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ojo por ojo, diente por diente en el 2011

  1. Juanca dijo:

    as far as articles go, mis congratulaciones más sagitarias!
    Un verdadero mensaje de pureza y esperanza para el futuro!

    Gracias por regalarnos tus palabras y tu visión Gary!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s