¿Hasta qué punto es buena la democracia?

Hoy en día la democracia se ha convertido en una herramienta de la que se valen los gobiernos para darse confianza entre sí y a su pueblo. Cada cinco años, en nuestro país, se celebra la “fiesta electoral” en la cual millones de personas se movilizan, algunos con la esperanza de un cambio y otros con tal de no pagar la multa. Pasado el escrutinio, y luego de las celebraciones o manifestaciones, el pueblo está a la expectativa de ver realizadas las promesas de sus nuevos gobernantes. Un grupo de estos gobernantes realiza bien su trabajo y entrega todo en los plazos acordados, mientras que otro grupo explica que necesitan más fondos por lo que realizan todo a último momento y a los pocos meses pasado el nuevo escrutinio todo queda igual que antes. Un tercer grupo, que se ve sobre todo en provincias, realiza grandes obras, pero las hace en los grandes núcleos y se olvida de las poblaciones rurales que siguen incomunicadas a la espera de una carretera que las inserte en la economía regional. Entonces, ¿dónde queda esta democracia que en un principio promete mucho pero que en realidad a veces da casi nada?

Creo yo que un gobierno democrático es la mejor forma de gobierno que se puede implementar en el Perú; sin embargo, no es perfecto.

El Perú es un país de desigualdades: una persona que vive en una zona rural no tiene las mismas posibilidades que una en una ciudad. Si bien es cierto que esto se da en muchos lugares, la brecha que existe en este caso para la sociedad peruana es mucho más grande. Esta misma brecha genera grandes desigualdades en la educación y la información creando grandes masas de gente ignorante que esperan un cambio pero que muchas veces no tienen el deseo de superación. Y esto es bien sabido por los candidatos, quienes van y dicen lo que la gente quiere escuchar y así consiguen votos. Y como estas personas son ignorantes no tienen mejor idea que ir a protestar o tomar la carretera más cercana cuando no obtienen resultados.

Ahora alejémonos  de este contexto para pasar al limeño donde están los Padres de la Patria. Estos señores congresistas muchas veces son elegidos por meterse en las listas de los candidatos sin ser personas que realmente merezcan el puesto. Como es bien sabido, nuestro congreso actual realmente deja mucho que desear; sin embargo parece haber una luz al final del túnel con las elecciones que vienen en el mes de abril. Pues más que una luz al final del túnel me atrevería a decir que es la entrada a una trampa. Solo basta dar una leída rápida a las listas de los postulantes al congreso para darse cuenta que sólo falta que Gastón Acurio esté postulando: tenemos jugadoras de vóley, cantantes, actores y hasta un comentarista deportivo que conoció a la lideresa de su partido por Facebook. Estos personajes, que de seguro tienen buenas intenciones y son excelentes personas, muchas veces son introducidas en las listas para “jalar votos”; pero, como sabemos, muy distinto es escribir una partitura que plantear un proyecto de ley. Una persona que postula al congreso debe tener un conocimiento vasto sobre lo que está sucediendo en el país, no solo en el rubro en el que destaca, lo que quiere decir que pasearse por todos lados con la constitución en la cartera no es suficiente para decir que es apta. Realmente dudo que una persona que durante los últimos años estuvo bajo los reflectores entreteniendo a las masas pueda estar al tanto de la coyuntura nacional como lo amerita un congresista, ya que tener buenas intenciones o “nueva sangre” en el congreso no basta.

Obviamente, aún hay candidatos que están capacitados para sentarse en una curul. Sin embargo vemos sus caras junto a los peores números. Recordemos que al votar por una lista de congresistas de un partido, los que reciben más votos son los primeros números. Y un error comúnmente cometido es votar por una lista al congreso solamente por ser la del candidato a la presidencia por el que uno vota, o el marcar la “X” sobre el único candidato que entregó un polo a esa persona.  Y el resultado: gente incapaz de representarnos, gente que se cree dueña de la verdad solamente por estar en una curul que el pueblo le dio a veces a ciegas; o gente que fue elegida como el pueblo lo quiso, pero un pueblo ignorante que cree que por vestir igual que ellos los van a representar bien. Es cierto que hay congresistas de la oposición, pero esto no impide tener criterio, y si no me cree lo invito a ver el canal de congreso durante las sesiones en pleno.

Una analogía que escuché sobre la democracia es la siguiente: Si un niño está enfermo no le consultas a toda la familia sobre qué hacer, sino que le consultas al que sabe, un médico; de esta misma manera, ¿por qué preguntarle al pueblo si el pueblo no sabe nada sobre gobierno? Esto lo escuché en una clase de filosofía. Sin embargo creo que se puede mejorar de la siguiente manera: Si un niño al que le encanta nadar está enfermo, la familia, al igual que el médico, te dirá que no lo mandes a nadar hasta que se cure; en este mismo sentido, un candidato no le va a dar al pueblo lo que quiere como le podría dar al niño enfermo el permiso para nadar, sino que por el contrario le dará lo que necesite para que mejore y así en el futuro podrán hacer lo que les resulte más beneficioso por su cuenta. Sin embargo todavía hay candidatos que dicen muchas cosas sin criterio alguno y al final se hacen los oídos sordos cuando el pueblo reclama.

A lo que quiero llegar con esto es que hay que darse cuenta de la importancia de que las personas realicen un voto informado. La brecha que existe actualmente entre las zonas rurales y las urbanas es una de las principales que hay que acortar. Y el primer paso para solucionar esto empieza por uno mismo: ya sea leyendo las propuestas, preguntándoles a los candidatos cuando se acerquen a hacer campaña, o simplemente afinando el oído para ver quiénes hablan de agricultura cuando se les pregunta de hidrocarburos. Son cosas sencillas que todos podríamos hacer y así elegir a las personas que ameriten ser elegidas. Creo yo que de esta manera nuestro país puede tener una democracia más eficiente donde el pueblo esté bien representado por personas aptas y consientes de por qué tienen el puesto en donde están. El tema de que los candidatos se aprovechen de los mal informados es algo que depende de la ética de los mismos aspirantes al gobierno, pero cada uno puede evitar que una persona se aproveche de su voto si se informa bien. De esto depende que los próximos gobiernos nuestro país tome un mejor rumbo.

Escrito por Luis Felipe Injoque Salaverry

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Hasta qué punto es buena la democracia?

  1. omar ortega dijo:

    A veces hay que darse cuenta de lo que uno escribe… no le veo mucha relación al título del artículo con este mismo. Más allá de ser un artículo que represente el interés y motivación propio de un joven, tan sólo demuestra un resentimiento destructivo, hay que criticar para construir. Me gustaría saber si tienes alguna propuesta o idea VIABLE para poder mejorar esta situación, ya que imagínate leer el perfil de cada uno de los candidatos al congreso para tener un voto “completamente” informado, de verdad que tendrías que tener mucho tiempo libre y aunque lo tuvieras no tendrías el interés necesario para hacerlo. Tener buenos representantes no pasa por ser o no democráticos, sino por tener una mejor educación. Recomiendo un poco más de mesura al redactar, peor aún cuando es un blog que tiene lectores jóvenes que pueden ser fácilmente manipulados. En lugar de pensar en quitarle la voz al pueblo, deberíamos pensar en métodos más eficaces de control, fiscalización, evaluación y renovación de nuestro parlamento; que nos permita equivocarnos (como es derecho natural de todas las personas), pero corregir en un tiempo que sea prudente y nos permita tomar en un futuro mejores decisiones.
    GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s