Las celebridades al congreso

No es sorprendente ver nombres conocidos en la política, y por nombres conocidos me refiero a las celebridades de los países. Hay dos casos en los que eso sucede: el primero, cuando un político se vuelve  una celebridad, como es el caso de Obama, en el que McCain llegó a pasar una publicidad en la campaña en el que se burlaba de su status. El segundo caso, que es un poco más común en nuestro país, es cuando una celebridad se vuelve político, como ejemplo, siguiendo el caso de Estados Unidos, cuando Arnold Schwarzenegger (Terminator) fue elegido gobernador del Estado de California.

En el caso de Perú, la presencia de celebridades del segundo tipo es mucho más reciente -no se ha encontrado a lo largo de la historia democrática del país. El ejemplo más fresco y representativo que tengo en memoria es el de Susy Díaz, bailarina, que con cerca de once mil votos llegó al congreso en 1995. En los últimos años, hemos visto en el congreso a ex-jugadoras de vóley, ex-primeras damas, personajes de televisión, entre otros.  Algunos no hicieron mucho, otros no intentaron hacer algo, o no tenían mucha experiencia, no eran ni técnicos ni políticos. Pero, revisando las listas parlamentarias que se están formando, vemos que el patrón se cumple.

Siguiendo la tradición, el PPC lanza a la reelección a Gaby Pérez Del Solar y el partido Humalista hace lo propio con Cenaida Uribe. Keiko Fujimori entra en el juego con Leyla Chihúan entre sus candidatos. Pérez Del Solar es una de las congresistas con más aceptación y Cenaida Uribe ha hecho mucho por el deporte. La pregunta es ¿qué clase de camino político tomara Chihúan? Ella misma ha dicho que no es política ni pretende serlo, pero se lanza al congreso, con una posibilidad muy alta de entrar. Personalmente, si tuviera que elegir a una jugadora de vóley, llevaría a Natalia Málaga, “Doña Bárbara”, que, ciertamente, pondría orden en el congreso.

También tenemos a Gian Carlo Vachelli, “el angelito”, un querido comentarista deportivo que va al congreso por la lista fujimorista. No se sabe mucho de su preparación política o experiencia fuera de su programa en RBC, pero cumple los requisitos: es mayor de 25 y es peruano. Kenji Fujimori, que nunca se vio muy ligado a la política, hace su aparición en la lista de su hermana. Y, el último candidato  que realmente fue una sorpresa, Richard Gálvez. Tal vez su nombre no suene conocido, pero lo aclaro: el chico que le gritó “corrupto” al presidente Alan García y recibió una bofetada hace unas semanas, va en la lista del partido fonavista. Me consuela saber que sus oportunidades son mínimas.

Estos son algunos de los candidatos que llamaron mi atención. A raíz de esto reflexioné sobre el congreso y me gustaría plantear un posibilidad para encontrar una buena salida a esta problemática que veo, en la que los congresistas o son celebridades o se vuelven una debido a sus malos actos, como el popular “come pollos” o “mata perros”: la Bicameralidad, compuesta por una Cámara de Representantes y una Cámara de Senadores. La de Representantes, serviría para que cada región tenga, valga la redundancia, un número de representantes adecuado a su población, mientras que la Cámara de Senadores, cumpliría una función más cercana a la política y al gobierno. ¿Creen que esta idea funcionaría en el Perú?

Por Araceli Pinto.

ESCRIBA UN COMENTARIO ACERCA DEL ARTICULO AQUI

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las celebridades al congreso

  1. Estimada Araceli, una de las propuestas para que no se presentes estas personas es una UNIVERSIDAD PARA POLITICOS, ademas de eso implementar más escuelas de Ciencias politicas en el pais, asi mitigaremos en la medida estas postulaciones que le haceen daño al pais.

    • Fernando,
      Gracias por el comentario, me gustaría que profundizaras más la idea de una universidad para politicos, pero debo discrepar contigo en un punto. El implemente de escuelas de ciencia política no necesariamente significaría mejores congreistas, debido a que muchos politologos se enfocan en otras áreas de trabajo, como el análisis político. Además, uchos buenos congresistas han estudiado otras carreras. Mi opinión es que se debe mejorar la educación e impulsar la descentralización e instaurar la bicameralidad en el poder legislativo.
      Muchas Gracias,
      Araceli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s