El Poder del Tea Party

La política estadounidense está pasando por un momento de incertidumbre y cambio. Hace pocas semanas, en noviembre, vimos como el Partido Demócrata recibía un gran golpe: se perdió el control de la Cámara de Representantes y se disminuyó la diferencia entre Demócratas y Republicanos en el Senado. ¿Qué había pasado? ¿Cómo después de casi 40 años sin tener mayoría en la Cámara de Representantes, los republicanos lograron esta gran hazaña? En primer lugar, esto se le atribuyó al desencanto con el líder demócrata Barack Obama, y a la decepción de un plan de gobierno que no llegó a satisfacer las expectativas que existían cuando llegó al poder.

Sin embargo, existe otra explicación posible: que esa haya sido la influencia del recién formado “Tea Party Movement”. Este es un movimiento que ha ido creciendo poco a poco, pero que recientemente ha entrado con fuerza y se ha hecho de un lugar en la cerrada política americana.

El “Tea Party Movement” no es un partido político. Son personas que quieren hacer algo, personas en contra de las acciones del gobierno. Debido a sus afinidades políticas, ha respaldado al Partido Republicano, logrando que varios de sus miembros ganen las primarias republicanas contra candidatos representativos del partido. Muchos se refieren a este Tea Party no como una sección diferente y radical del Partido Republicano, sino como una nueva generación que va a reformar algunos lineamientos económicos y sociales que han permanecido en ese partido desde su concepción. Buscan hacer de él no un té de tías, sino un espacio en el que los jóvenes y los liberales se sientan a gusto.

El nombre “Tea Party” es una referencia al “Boston Tea Party”, un momento histórico en el que los comerciantes de te tiraron bolsas de este producto al mar, como señal de protesta ante la subida de impuestos de los ingleses. Según Dick Armey, escritor del manifesto de este movimiento, el nombre es perfecto, pues cuando ocurrió la subida de impuestos, las élites estaban conversando y buscando una solución a medias, pero fueron las personas del pueblo las que ejercieron su libertad y tomaron las acciones en sus manos. Lo mismo trata de hacer el nuevo movimiento. Que sean en las personas del pueblo en las que se confíe el gobierno del estado.

Su agenda es muy explícita en cuanto a su política económica: rechazan el comercio de emisiones de carbono, demandan un presupuesto federal equilibrado, y proponen limitar el crecimiento de gasto y derogar la ley sanitaria conocida como “ObamaCare”.  Su principal objetivo es la restauración de la Constitución de Limitación de Gobierno.  El “Tea Party” ha cambiado las problemáticas constantes de los republicanos y ha puesto en la mesa la economía y libertad.

Todo comenzó en el 2009, con pequeñas protestas sobre proyectos de ley. Poco a poco fue creciendo y ahora es un movimiento nacional. Algo importante de resaltar es que no tienen líder, pero se organizan en afiliaciones de grupos a nivel nacional y local, que determinan una propia agenda. Por lo tanto, Sarah Palin, aunque es una figura importante del Tea Party, no es la lideresa de este.

En las últimas elecciones el Tea Party ha cobrado una fuerza increíble, tanto mediática como políticamente. A este movimiento lo mueve el miedo por perder la libertad, el miedo de que el estado sea tan grande que vuelva dependiente a sus ciudadanos. Vargas Llosa se refiere a esto: “En la sociedad moderna, donde el Estado es Dios, el individuo es cada vez menos responsable, porque la realidad apenas le permite serlo, lo empuja cada días más a ser un mero dependiente del Estado. Para casi todo: estudiar, curarse, obtener un trabajo, disfrutar de un seguro, participar y disfrutar de la vida cultural, jubilarse, cuenta con el Estado.” Esto se muestra muy claramente con la fuerte oposición a la ley de salud promulgada por Obama. Muestran un sentimiento reaccionario contra los movimientos del presidente, al punto en que han llegado a asegurar que se hará lo posible por impedir que salga reelecto, pues gozan de la mayoría de la Cámara de Representantes y una minoría considerable en el Senado. Sin embargo, algunos de sus personajes y movimientos estratégicos pueden jugarle una mala pasada, ya que a pesar de la desaprobación de Obama, en una hipotética elección entre él y Sarah Palin (La clara candidata del Tea Party), Obama arrasaría con al menos 22% de ventaja, según últimas encuestas.

El Tea Party, trae también mucha polémica, debido a su política social o mejor dicho su falta de esta. El mismo Dick Armey señala que este no se preocupa por  problemas sociales,  sino busca tratar a todos por igual bajo la ley. Tampoco se escapan de los problemas mediáticos de sus seguidores: muchos de estos han manifestado y condenado a Obama como un musulmán e inmigrante y han discriminado fuertemente a afroamericanos. Además, votaron en contra del “Dream Act”, que buscaba que jóvenes ilegales consiguieran la ciudadanía en casos de desempeño excepcional y militancia en el ejercito. Muchos consideran que el “Tea Party” es ultra-nacionalista e incluso ha sido visto como la amenaza del fascismo para el estado de USA.

Es un grupo conservador y libertario, que está logrando hacerse de un pequeño espacio en la difícil política americana. No sabemos si es efímero, pero está en su momento de moda. Son blanco de muchas críticas sociales y de derechos humanos, y ellos mismos encajan golpes contra sus rivales demócratas, siendo percibidos como un grupo reaccionario contra las políticas de Obama. Pero no son sólo eso. Me ilusiona la idea de que, dejando atrás toda la coraza de problemas de índole social y discriminadora, en el centro se encuentre una unión por la libertad, en donde el individuo se hace responsable por su fracaso, donde el intervencionismo del estado es casi nulo, y donde la libertad y la responsabilidad intelectual sea lo primero que se busca en un gobierno. ¿Creen que este movimiento perdurará o se quedará como un “intento de”?

Por Araceli Pinto Corrales

ESCRIBIR UN COMENTARIO ACERCA DE ESTE ARTICULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Economía y Finanzas, Eventos, Filosofía, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s