Cree en TU magia

 

Siempre me pregunté si había la posibilidad de, alguna vez, ver un mundo completamente feliz. Me percate hace dos días de la respuesta: una vez al año…

La noche del 31 de diciembre, todos, absolutamente todos, no solo celebran la venida de un nuevo año; sino que reflexionan sobre lo que el año les trajo y lo que el siguiente les traerá.

Aquí está la clave del acertijo. En esta noche tan peculiar, todos (incluso los que usan otro calendario) piensan en un mundo mejor. Sumaría a esta fecha, la Navidad, pero lamentablemente, el mundo no cristiano no comparte los sentimientos que los cristianos sentimos en esta fecha. Y bueno, en la última Navidad, algunos grupos extremistas en el Medio Oriente reventaron bombas frente a iglesias.

Pero regresemos al 31 de diciembre. Me di cuenta de que en esta fecha, todos por un momento hacen una pausa y desean lo mejor, no solo para ellos, sino también para su entorno. Por un momento le desean el bien al prójimo y si algo no salió bien en el año que termina, muchos piensan en: “¡Basta ya! Esta es la oportunidad de un cambio”. Y no hay nada más cierto que eso.

Cada segundo que pasa es UNA NUEVA OPORTUNIDAD para cambiar. No hay que esperar al año nuevo para actuar mejor o para proponer metas nuevas. No es necesario que llegue el 31 de diciembre para decir: “Ahora sí me voy a esforzar; ahora sí cambiaré”… Todo eso se DEBE hacer el año entero. Hay que mejorar continuamente.

Otra cosa de la que me percaté es que el 31 de diciembre, todo el mundo reconoce que cometió errores o que pudo haber actuado mejor. Por unos momentos, uno deja de ser soberbio y asume que “a lo mejor sí fue mi culpa y también, a lo mejor, puedo ser yo quien dé el granito de arena para resolver el problema”. Espero sinceramente, que ese sentimiento de humildad nunca se borre de la gente.

Creo, sinceramente, que las personas son más buenas, más humildes, tienen más esperanza, aman más, son más tolerantes y son más positivas en una fecha del año: el 31 de diciembre. En general, es porque te da la esperanza de que ese nuevo año será una nueva oportunidad de algo mejor. Sin embargo, me gustaría hacer notar, que la esperanza no está en la fecha ni en el calendario, sino dentro de uno. La magia está en ti. Esta dentro de ti hacer prevalecer ese espíritu durante el resto del año. Está dentro de ti, pasar ese espíritu a quienes no lo tienen. Está dentro de ti llevar esperanza y forjar el mundo feliz con el que sueñas un 31 de diciembre.

Entonces, ¡manos a la obra! Haz que cada día del 2011 valga. Haz que cada momento sea especial para ti y para los demás. Recuerda siempre estas sabias palabras de la Madre Teresa:
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.

¡Pero NUNCA te detengas!

…Y bueno, cree más que en la magia y en la esperanza del 31 de diciembre, en TU magia y en la de las personas.

Por Gary Gonzales León

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Eventos, Filosofía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s