Un consejo que nos ha dado la Historia

Las lluvias en Venezuela han causado desastres. Muchas vidas se han perdido y muchas personas lo han perdido todo.Podemos catalogar esto como una tragedia nacional, pero ¿es coherente que usando esta coyuntura como pretexto, el presidente de la nación, pida poderes especiales que lo habiliten a gobernar por decreto, sin necesidad de aprobación del Congreso?

Hugo Chávez, ¿para qué necesitas poderes especiales? No creo que sea por las lluvias. No creo que el Congreso Venezolano se niegue a dar decretos que apoyen a los afectados por las lluvias. No creo que el mismo Congreso que promovió dos tipos de cambio para favorecer a los “más necesitados” y que usa los fondos estatales para vender combustible a cincuenta centavos el galón, se niegue a dar decretos para ayudar a los compatriotas en una situación de emergencia.

Entonces, realmente qué poco tino el tuyo; qué afán de poder te consume. Qué vergüenza intentar convencer a tus compatriotas de que si no te otorgan poderes especiales, nadie los ayudará en su desgracia y que “la oposición” dejará que se ahoguen y que perezcan bajo las lluvias.
Qué lástima, también, por el oficialismo venezolano que dice ser democrático y acepta ciegamente los pedidos de su líder. ¿Se han dado cuenta que le acaban de entregar en bandeja de plata el poder que la democracia se ha esmerado por siglos en dividir? Ahora todo el poder recaerá sobre un solo hombre que tendrá las facultades suficientes para hacer y deshacer a su antojo. ¿No tienen miedo? ¿Son tan incautos?

Esto ya ocurrió en mi país. Hace casi 20 años, un hombre, que nadie creía que iba a ser presidente, fue elegido democráticamente. Fue muy hábil para lograr que la oposición se mantuviera dividida y también fue muy hábil para relacionarse con las cabezas de los poderes fácticos del país. En menos de dos años, se hizo tan poderoso que pudo hasta disolver el Congreso. Pero peor que eso, fue que hizo creer a las personas que eso era lo mejor para el país. Les hizo creer que el Congreso impedía vencer el terrorismo de manera eficaz y que el Congreso quería bloquear sus intentos de reestructuración financiera…

Fujimori acabó con los partidos políticos en Perú. Destruyó nuestra democracia. Desmanteló nuestras instituciones. Se robo el Tesoro Público. Corrompió nuestro Poder Judicial. Bloqueó cualquier intento de oposición o fiscalización. Finalmente, cuando ya su régimen se volvió insostenible, gracias a Dios, huyó de nuestro país y renunció vía fax. Muy “caballeroso” de su parte.

Veinte años después, seguimos viviendo las consecuencias que su paso por el poder dejó. Aún muchas personas lloran asesinatos y desapariciones. Aún se siguen encontrando fosas comunes con poblaciones enteras dentro. Aún nuestros partidos políticos siguen débiles. Aún nuestros compatriotas no creen en nuestras instituciones ni en el Estado.

Felizmente, la justicia tarda, pero llega. Fujimori y su ex asesor están, ahora, presos. Es lo mínimo que merecen. Pero ahora que les cuento lo que nos pasó a nosotros en Perú, les doy un consejo: “No confíen en quien usa cualquier pretexto para concentrar el poder a su favor”. No por gusto, los siglos se han asegurado de que la democracia divida el poder lo máximo posible.

Por Gary Gonzales

ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía y Finanzas, Filosofía, Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s