Facebook: Cuando el debate se escribe en nuestros muros

¿Cual es el verdadero alcance de una red social? ¿cómo convertir aquellas relaciones virtuales en relaciones fácticas que modifiquen la realidad de un país? La idea de este ensayo se produce al observar en el clima electoral actual, y en el de años recientes, el uso masivo de aplicaciónes en redes sociales, y en especial en Facebook como estrategias de publicidad y generación de conciencia política: desde el “fenómeno Obama” en Estados Unidos (aquel donde el actual presidente de los Estados Unidos utilizó como jefe de campaña a uno de los creadores de Facebook, volviendose una pieza clave, no solo para hacer conocidas sus propuestas, sino también para recaudar fondos en donaciones) hasta la popularidad ganada por el candidato a presidente Antanas Mockus en Colombia, gracias a su 3.5 millones de usuarios solo en Perú (CheckFacebook.com, consulta al 19 de noviembre del 2010) , es una forma nada despreciable de llegar a diversos campos del electorado. Sin embargo, el objetivo de este ensayo es probar el verdadero potencial de Facebook, el cual radica en la generación de espacios de debate político, y a su vez, el reforzamiento de la cultura política. Debate, entendido como confrontación de ideas; reforzamiento a través de implicación e individualización de las opiniones; y político, en su sentido etimológico, como todo lo relacionado a la polis, esto es, a la ciudad o al Estado.

En el Perú, a diferencia de paises como en Inglaterra, donde existe el Speaker’s corner (“el Rincón del orador”), o Países Bajos, en Amsterdam con el Spreeksteen, no hay un lugar físico de debate político. Existen ciertos precedentes: la plaza San Martín fue utilizada durante mucho tiempo como lugar de reunión y debate político, en una especie de agora romana, sin embargo después de su declaración como Patrimonio Cultural por la Unesco se desocupó totalmente, como parte de un programa de rescate del patrimonio por la Municipalidad de Lima. Esto dejó como resultado la falta de espacios públicos de debate, al menos de forma física.

Por eso, creo que Facebook puede ser usado como espacio público de debate virtual, además de ofrecer ventajas que no serían posible en un plano físico. En el Perú, y ad portas de un nuevo proceso político es importante señalar la verdadera potencialidad de Facebook, incluso como reforzador de la cultura política peruana. A continuación, demostraré las razones por la cual Facebook llega a ser el reemplazante perfecto de un espacio de debate, luego explicaremos las ventajas que ofrece sobre un espacio de debate físico, y porque funciona como un reforzador de la cultura política peruana.

Empezaremos diciendo que como característica primordial de las redes sociales, y en este caso de Facebook, se puede señalar su uso para la comunicación multidireccional en tiempo real: a través de una interfaz interactiva (“Muro”), los usuarios podrán ofrecer una opinión que será visualizada por un campo relativamente amplio de personas (todos aquellos que esten conectados con él). Es preciso aquí recordar lo dicho por Echevarría en su artículo “Internet y el periodismo electrónico”: “Cabe decir que Internet es una red horizontal, multidireccional, descentralizada e interactiva, lo cual resulta poco frecuente…”. Entonces, y con razón, señalaremos como primer punto el reforzamiento de estas características generales (de Internet) a través de una web específica (Facebook). Es importante indicar tambien la prontitud de Facebook para publicar un comentario (por ejemplo, un comentario tarda, en promedio, de 2 a 5 segundos en poder ser visualizado), permitiendo la comunicación en tiempo real.

Otra de las características que enriquecen a esta red social es la libre disponibilidad para publicar información (ya sea de todo tipo, pero en especial la de índole política) por medio de hipervículos. Como señala Barba Durán, refiriendose a los medios de información en Internet, “el ciudadano común recibe diariamente una cantidad descomunal de información y ese mar de datos influirá en sus decisiones políticas”. Son harto conocidos los casos de propagación veloz de ciertas noticias (el ejemplo más reciente es el de los audios de la candidata a la alcaldía de Lima, Lourdes Flores), y el hecho de que puedan comentarse, esto es, emitir opiniones acerca de ellas, es sin duda un plus para la cultura política peruana. Siguiendo en esta misma linea, la creación de aplicaciones con fines políticos funciona como una plataforma de debate. Ya se había listrado en el ejemplo anterior, e incluso hay aplicaciones creadas exclusivamente para el debate: “Yo Opino”, por ejemplo, es una aplicación en Facebook donde se debaten temas acerca de legalización de drogas, del aborto, de ciertos políticos, y de funciones de Estado. Es interesante notar tambien la creación de páginas apoyando o atacando a candidatos a puestos públicos: “No a Keiko” es un ejemplo clarísimo de la repercusión que puede tener en este universo virtual la creación de una página, ya que cuenta con casi 83000 usuarios, desde el 23 de mayo del 2009. Una búsqueda rápida arrojará resultados similares, asi por ejemplo, hay cerca de 12000 usuarios apoyando la candidatura de Jaime Bayly, y cerca de 8000 pidiendole que no lo haga. De igual forma, hay páginas creadas para apoyar ciertas acciones del gobierno: Una exige la Ley de Mecenazgo Cultural en el Perú (más de 3000 usuarios) y otra señala la falta de apoyo en Pisco 2 años después del terremoto (más de 12000 usuarios).

Resta decir entonces que, gracias a su uso para la comunicación multidireccional, a la libre disponibilidad de información en Internet, y a la posibilidad de crear plataformas políticas como apliaciones, Facebook se convierte en el símil perfecto de un “espacio de debate político”

Libertad para opinar y para comprometerse

Otro de los argumentos que expondremos se relaciona con la libertad, la implicación y la conciencia que genera las aplicaciones antes mencionadas a favor de una verdadera cultura y responsabilidad política.

Es conocida la posición que señala el uso de Facebook solo de forma superficial y banal, y que no tiene poder para inducir a un cambio en las actitudes electorales de las personas: en uno de los caso que se mencionó al principio de este ensayo, el de Antanas Mockus, si bien alcanzó un alto grado de popularidad, ni siquiera su fuerte campaña en redes sociales, logró darle la victoria. Sin embargo, y como mencionamos en un artículo previo, uno de los factores preponderantes fue la falta de compromiso para ir a votar (como se explica en este artículo, las elecciones en Colombia no son obligatorias). En el caso de Perú, esto no se aplica, debido a la obligatoriedad del voto, lo que consigue que una buena campaña en Facebook resulte en consecuencias directas sobre las intenciones de votos del electorado, pero más que eso, resulta en la generación de interés por parte de grupos de personas que antes no se habrían interesado por la política. Esto se podria entender mejor utilizando una metafora: si tratamos de vender una idea a través de una aplicación en Facebook, cada pequeño usuario de nuestra aplicación ya habrá mostrado implicancia en esta, aunque no sea de forma real sino virtual, ademas de que cada usuario retransmitirá su aplicación en los muros de todos los demas usuarios conectados a él. Para ejemplificar esta premisa resulta pertinente citar a Enrique Dans, quien publica en Expansion.com/blogs/dans que:

“Pasos ulteriores de implicación pueden ser, por ejemplo, reenviar un contenido a un tercero, o compartirlo con una red. Detrás del pequeño botón Me gusta de Facebook, por ejemplo, hay toda una demostración de implicación. Es preciso tener en cuenta, además, que esos terceros que lo ven en nuestro tablón (o reenvío, o compartición de cualquier tipo) no acceden simplemente al contenido, sino al contenido acompañado por nuestro respaldo expreso del mismo, dotando a éste de una ventaja sensible y llegando, en ocasiones, a provocar el fenómeno de la viralización.”

Incluso se podría generalizar a cada aplicación del Facebook, en especial la de “Crear un Evento”, por la cual señalas la hora y fecha del evento que deseas crear o promover, e invitas los usuarios conectados a tu red de amigos. Parafraseando a Dans, detras del pequeño boton Asistiré, hay toda una demostración de implicación. En esta situación, el caso paradigmático se encuentra en la marcha contra la violencia convocada por Oscar Morales en Colombia el 4 de febrero del 2008, la cual logró convocar a mas de 1 millón de personas solo en Bogota, y 14 millones en todo Colombia; todo esto hecho por Facebook .

Es importante tambien señalar la libertad que posee un usuario de Facebook para expresar sus opiniones y comentarios: Facebook, desde un principio, no fue controlado por ningun grupo político o Estado, lo que permite la libre expresión de ideas referentes a diversos temas políticos. Casos conocidos hay de represión (China y Venezuela, por citar algunos), sin embargo, ninguno de ellos ha podido mantener “clausurado” a Facebook durante mucho tiempo, debido a los millones de quejas y a las miles de protestas que han generado.

En esa misma linea, quisiera señalar un factor importante en la generación de conciencia política: el hecho de que las opiniones expresadas en Facebook sean totalmente individuales, ya que una cuenta es personal, y solo utilizable por una persona. Esto tiene ventajas como la no presión social que resulta en redactar un comentario de forma individual: al no existir la presión de un interlocutor o de grupo, como en el caso de una entrevista, o una encuesta (las cuales pueden ser dirigidas para lograr una respuesta favorable), las respuestas pueden ser evaluadas de forma particular y personalizada, lo que produce una concientización acerca de las opioniones expresadas en Facebook. Ademas, el hecho de poseer un solo usuario, el cual muestra sus nombres, vuelve a las opiniones más formales: “…Y en los espacios precisamente serios,, el revelar todos los datos que sirvan para comprobar la identidad es un paso necesario para que el participante sea tomado en cuenta y sus aportes considerados válidos” (Villanueva)

Es así que podemos llegar a la conclusión de que Facebook también sirve como reforzador de la cultura política en el Perú, a través de los aspectos ya mencionados: libertad de expresión, implicación con las ideas, y generación de conciencia y consecuencia política. Si tomamos estos factores como parte indispensable de una buena política, pues tendremos un refuerzo de estas caracteristicas a través de Facebook.

A través de este ensayo se han tratado de demostrar, y se han demostrado 2 de los postulados que tratamos al inicio: Facebook como generador de espacios de debate (esto a través de un símil con los espacios de debate politico físico) y Facebook como reforzador de la cultura política peruana (analizando 3 aspectos primordiales de una buena cultura política). Creemos firmemente en la necesidad de aprovechar las verdaderas potencialidades de esta red social, y no solo por parte del Estado, sino por parte de todos. Así, creemos también en que se debe aprender de los casos paradigmáticos expuestos en este breve ensayo, ya sea el de la página “Yo Opino” o el evento de la Marcha contra la Violencia en Colombia, sobre los cuales se debe trabajar y analizar, ya que por el momento, no dejan de ser casos excepcionales, que sin embargo, señalan el derrotero a seguir en el mundo de la Web 2.0. Estos ejemplos deberían ser replicados, de forma que se logre una mayor cultura política en todos los ciudadanos del Perú.

Por Iván Matheus Calderón
Escrito originalmente como parte de una trabajo de investigación en la Pontificia Universidad Católica del Perú.


ESCRIBA UN COMENTARIO SOBRE ESTE ARTÍCULO AQUÍ

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Comunicaciones, Eventos, Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Facebook: Cuando el debate se escribe en nuestros muros

  1. Santiago Mori dijo:

    En el caso del Perú, frente a las pocas posibilidades que ahora brindan los medios de comunicación, principalmente televisivos, de ser una ventana para el debate político y exposición de ideas, las redes sociales se convierten, y con fuerza, en ese espacio que los medios no quieren brindar. En las últimas elecciones municipales y regionales he visto a muchos candidatos tratando de llegar a los cibernautas a fin de darles a conocer sus propuestas, sin embargo desconozco o los resultados, pero como comenta Iván, Facebook o Twitter están al alcance de quienes quieran ofrecer alguna propuesta interesante, pero a ello se debe sumar la creatividad, no solo para llegar sino para convencer.

    Santiago Mori

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s